La discapacidad y las florecillas

indartzen-flores

… es un placer ver que personas con discapacidad intelectual vayan adquiriendo mayores cotas de poder y responsabilidad. Luego, un retortijón y taquicardia; ganas de vomitar, de matar a alguien, de ir a al trabajo del realizador y de darle en toda la jeta con un palo…

Son las tres de la tarde o por ahí. Telediario. Noticia. La primera maestra con síndrome de down. Pienso ¡ole tus ovarios! Es un placer ver que personas con discapacidad intelectual vayan adquiriendo mayores cotas de poder y responsabilidad. Luego, un retortijón y taquicardia; ganas de vomitar, de matar a alguien, de ir a al trabajo del realizador y de darle en toda la jeta con un palo ¡záaaaaas! Disfruto de la idea.

¿Pero qué mierda es esta? Veo la imagen de una chica sonriente, rodeada de niños que le abrazan y le besan. Y un narrador que cuenta en términos épicos lo increíble de su hazaña. Y eso es todo. Todo muy rosa y muy bonito; dulce, moñas, empalagoso como ositos de gominola.

Anda, maja, ponte ahí, con todos esos niños y niñas que no te conocen, que no son alumnos tuyos porque el gobierno no te permite dar clase. Ya les hemos dicho lo que tienen que hacer, sonreír y besarte. Da igual que seas una profesional cualificada, capaz de preparar complejas lecciones, de evaluar, de orientar a padres de niños y niñas con problemas de aprendizaje, tú relaja esa cara, que se te vea cariñosa y sensible, que es lo que la mierda de público que tenemos quiere, que es lo que la basura de gente que nos ve espera.

Y nos quedamos así, con la baba gorda por tanta azúcar. Las cámaras desaparecen. Y ella se queda desilusionada, con la boca tapada, con ganas de decir que si ha llegado hasta aquí ha sido con mucho esfuerzo. Que su lucha no ha sido tanto contra sus limitaciones, sino contra la condescendencia con la que siempre se le ha tratado. Que está hasta el coño de asociaciones gestionadas por personas que no tienen su discapacidad, que le repugna que la gente le cuide y le ayude cuando no lo necesita, que le gustaría estampar contra la pared a los ministros de educación y cultura, y que es profundamente doloroso como personas a las que le interesa un carajo su profesión pueden desempeñar un trabajo que a ella, por retrasada, le está vetado.

¡Focos, cámara! Tú sonríe y deja que los niños te achuchen, guapa. A ver si alguien te va a prestar sus oídos y la liamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s