¿Dejar llorar a tu bebé o consolarlo? ¿Qué es mejor?

Deditos

Gracias a los avances en neurociencia, ponemos punto y final a la discusión de si es mejor dejar que el bebé llore, o consolarlo cuando lo necesita. Te explicamos 4 razones incuestionables.

“Sara tiene un bebé de 3 meses, que prácticamente no deja de llorar. Nos explica que pasa llorando la mayor parte del tiempo que pasa despierto. Nos dice que logra calmarse cuando está en sus brazos, por lo que requiere total disponibilidad de su madre. Sara se siente insegura porque ha recibido multitud de consejos de otras personas que son contradictorios entre sí. Hay personas que le dicen que tiene que estar más pendiente de sí misma, que su hijo está demasiado “enmadrado” y que el niño tiene que acostumbrarse a estar más tiempo solo. Otras personas, sin embargo, le dicen que es bueno que esté pendiente de su hijo para calmarlo cuando este lo necesita. No sabe bien cómo actuar, y tiene miedo de que su indecisión pueda pasar factura al niño en el futuro ¿qué debe hacer?”

Antes de comenzar… te recomendamos este vídeo que explica a la perfección muchas de las cosas que nos gustaría decir.

 

Es normal que Sara se encuentre indecisa, y sufra por no saber con claridad que postura adoptar frente a su hijo. Por un lado obtiene información que parece fiable que apunta a que los bebés tienen que aprender que sus madres (o padres) no siempre pueden estar disponibles para atender a sus necesidades, y que deben aprender a respetar los ritmos de los adultos. Por otra parte, otras personas insisten en que a los niños debe consolárseles siempre para que adquieran capacidad para autorregularse ¿estamos todos locos?

De hecho, esta es una discusión que ha estado vigente en el ámbito de la psicología y educación hasta hace más bien poco. Pero finalmente, gracias a la neurobiología interrelacional, que permite el estudio de la actividad cerebral en interacción con otras personas, hoy en día se sabe con absoluta seguridad que nuestro instinto no nos engaña: si un bebé llora, es porque necesita consuelo.

Y es que determinados comportamientos de los niños, como pueden ser el llanto de los bebés, o las rabietas de los más pequeños, son importantes e inevitables hitos en su desarrollo, que no deben tratarse de erradicar o de controlar. No obstante, es importante que sepamos cómo reaccionar ante ellos, porque con nuestra actitud hacia los mismos podemos – y debemos- enseñarles cosas muy positivas o ayudarles a que en el futuro sean más felices  y capaces de controlarse mejor.

En definitiva, cuando reaccionamos al llanto de un bebé, y lo consolamos dándole lo que necesita, bien cambiándole el pañal, bien dándole el biberón, o acomodándolo sobre nuestro pecho, estamos provocando procesos que, a pesar de ser invisibles, resultan maravillosos y fascinantes, por ejemplo:

  • Lo primero, evitamos que el niño sufra daño cerebral. Los niños muy pequeños son muy vulnerables al denominado estrés tóxico, que es ese malestar que permanece en ellos, y que por sí solos no pueden controlar. El estrés implica la liberación de grandes cantidades de cortisol en el cerebro del bebé. Esta hormona es un veneno que, de permanecer en el cerebro, puede causar daño en las neuronas, las células del cerebro, repercutiendo muy negativamente en las conexiones cerebrales que, en el futuro, van a ayudar al niño a concretarse y autorregularse, entre otras muchas tareas.
  • Por otro lado, la repetida experiencia de ser consolado, ofrece al niño una confianza de base en el mundo y las personas que le rodean. Esta confianza le acompañará a lo largo de toda su vida, haciéndole más capaz de enfrentar eficazmente los problemas. Aunque no se inyecte con una jeringuilla es lo más parecido a una vacuna contra la enfermedad mental.
  • Además, el consuelo en la primera infancia puede funcionar como una medicina que prevenga algunas enfermedades físicas relacionadas con las altas cotas de estrés, como pueden ser los problemas cardiovasculares, la diabetes, e incluso enfermedades infecciosas causadas por un sistema inmunológico que funciona bajo mínimos.
  • Y no existe constancia científica alguna que existan beneficios asociados al hecho de ignorar el llanto de un niño.

Lo que probablemente haya despistado mucho a psicólogos y educadores en el pasado es la constatación de que, si ignoramos la conducta de llanto de un bebé o un niño pequeño, esta tiende con el tiempo a desaparecer, cosa que para los adultos es, cuanto menos, un alivio. No obstante, hoy en día sabemos que un niño ignorado, aunque no llore y aparentemente se muestre tranquilo, mantiene las mismas cotas o mayores de estrés y ansiedad que otro que está llorando desconsoladamente. Es decir, que el niño ignorado aprende, en todo caso, a no contar con la ayuda de los demás, pero no a regular su malestar que, día tras día, le va dañando, empujándole a un futuro infeliz y desdichado.

Así que, Sara, no dudes en ofrecer consuelo a tu hijo siempre que lo necesite. Sabemos que hay muchos miedos asociados a todo esto, pero no hay forma de malcriar a un niño recogiéndole en tus brazos siempre que lo necesita. ¡Adelante!

Permítenos finalmente, recomendarte este vídeo de la Universidad de Harvard. Seguro que le sacas provecho.

¿Qué os ha parecido este artículo? ¿Os ha resultado útil? Recordar que nos motiva mucho que le deis a “me gusta”, y recibir vuestros comentarios. No perdáis la oportunidad!

Muchas gracias Sara por escribirnos. Decirte finalmente que nos gustaría mucho saber si has puesto estos consejos en práctica, y conocer más a fondo tu experiencia. Recuerda que puedes volver a escribirnos a través del formulario de la web, al correo electrónico hola.indartzen@gmail.com, o en el teléfono 946084319. Estamos encantados de seguir en contacto contigo.

Text 1

Text 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s